En un fallo difícil de explicar, el Tribunal de Apelaciones de la Superliga decidió poner en suspenso la sanción a San Lorenzo y Huracán. Este tribunal sostuvo que se debía aplicar el reglamento de la Asociación del Fútbol Argentino y no de la propia Superliga que aplica sanciones deportivas ante los incumplimientos económicos.

 Ante esta situación, los clubes explotaron contra la Superliga por esta polémica decisión. Sin embargo, el único que expresó públicamente su malestar fue Andrés Fassi. El presidente de Talleres de Córdoba dio un contundente mensaje sobre su parecer sobre este fallo e incluso anunció que pedirán la renuncia de todo el Tribunal de Apelaciones.

“Los dirigentes de la Superliga y de casi todos los clubes estamos indignados con lo que hizo el Tribunal de Apelaciones”, sostuvo Fassi en diálogo con TyC Sports. “No podemos vulnerar el reglamento de la Superliga, que somos nosotros. El fútbol argentino está indignado por la devolución de puntos a estos dos clubes. Si queremos cambiar la historia, debemos respetar los reglamentos”, afirmó.

Fassi anticipó que en la reunión de Superliga de este miércoles se tomarán decisiones fuertes.”La Superliga somos nosotros, los 24 clubes. Y estamos indignados. Vamos a pedir la renuncia del Tribunal de Apelaciones. Está claro que están presionados. Los clubes vamos a pedir la renuncia de sus miembros por lo que pasó con San Lorenzo y Huracán. En la Superliga estamos indignados”, sostuvo el mandamás del conjunto cordobés.

Fassi destacó que este fallo puede generar un precedente peligroso para el resto de los clubes de la Superliga. “Es un momento bisagra del fútbol argentino. Todos queremos un fútbol distinto, pero hay que tener responsabilidad moral para llevarlo a cabo. Lo que pasó con San Lorenzo y Huracán fue un retroceso”, aseguró.

“Es una situación totalmente vergonzosa. Muy triste para el fútbol. La mayoría de los presidentes de la Primera División están en contra de esta decisión. Realmente, confiábamos en que definitivamente la sanción iba a ser lo que correspondía, basado en los reglamentos de competencia que tenemos. Y no fue así”, añadió. “Estoy muy triste porque es un enorme retroceso para la credibilidad y crecimiento del fútbol argentino”, sentenció.

Por último, se refirió a la responsabilidad de los dirigentes en estas situaciones. “Ojalá que, realmente, alguna vez en el fútbol argentino tengamos los pantalones para tomar las determinaciones con la seriedad que corresponde. No hablamos de nombres propios. Hubiese sido lo mismo al que le hubiese tocado. No importa si es San Lorenzo o Huracán. No hablamos de nombres propios. Hablamos de los valores y de la idiosincrasia que requiere y necesita el fútbol argentino para cambiar”, cerró Fassi.