Racing cumplió con la última fecha del calendario de la Superliga, y empató con Defensa y Justicia

Con un Cilindro que explotaba, y que por cuestiones de seguridad no podía albergar a más público, Racing Club de Avellaneda, el mejor equipo del fútbol argentino, tuvo la oportunidad de cerrar la Superliga con un empate ante Defensa y Justicia, que ya prácticamente no importaba, pues, la Academia, ya se había coronado campeón una semana antes.
Se trataba de un mero trámite. Los hinchas sabían que se dirigían al estadio con el fin de festejar. No importaba el resultado que se consiguiera, con tal, Racing ya tenía el título en la mano y nadie se lo podía quitar. Ni siquiera Defensa, ese equipo que lo acechó durante gran parte del campeonato.
El encuentro comenzó sin intenciones claras de gol. La fiesta se daba en las tribunas, y a más de un jugador se lo vio sorprendido por el espectáculo que daban las más de 50 mil almas presentes.

        
Sin emociones cerca de los arcos, lo más importante estuvo en el minuto 15. Una movida en las redes sociales convocó al pueblo racinguista a festejar ese minuto por ser el “Minuto Licha” por el número que lleva en el dorsal de su camiseta. Así cómo había ocurrido hace un par de años con Diego Milito y el minuto 22, ahora tenía como centro de homenaje a Lisandro López.
Tras esto comenzaron a despertarse algunos jugadores. Las primeras oportunidades de gol estuvieron en pie de los jugadores de Defensa, pero Nicolás Fernández no estuvo fino, y desperdició algunas chances claras para abrir el marcador.
Racing también se despertó tras ese momento, y comenzó a mostrar el fútbol del campeón. La pelota circulaba sin apuros, y hacía que todos los jugadores se floreen. La Academia también tuvo varias oportunidades para festejar un poco más, pero por error propios, y buenas actuaciones del arquero Unsaín, no se pudieron concretar.
El segundo tiempo tuvo a un Racing con más protagonismo. Utilizó más las bandas, y generó acciones serias. Fue así que tras una escapada de Matías Zaracho, quién tiro el centro atrás, primero Solari no pudo gritar el gol, pero el “Churry” Cristaldo agarró el rebote y la mandó a guardar. Racing estaba arriba en el marcador y todos disfrutaban.
Desde las tribunas del Cilindro bajaban cantos. Eran para Coudet. El hombre que había llegado a Racing tildado como “Mufa” se estaba consagrando por primera vez campeón cómo técnico y los hinchas lo reconocían. Pasaron unos minutos y ahora el hincha decidió dedicarle sus cantos a Sebastián Becaccece: “Saluda al campeón” pedían los gritos, y el joven entrenador lo hizo.
El partido continuaba. Defensa seguía buscando el arco rival hasta que lo encontró. Ciru Rius escapó por el carril derecho y tiró un centro exquisito al punto del penal. Allí apareció el paraguayo Matías Rojas, que emuló a un 9 de área y pegó un fuerte cabezazo que no pudo frenar el chileno Arias.
Ya con el marcador en paridad no hubo mayores sensaciones. Ambos equipos se conformaron, y así finalizó el campeonato para ambos. Ahora los dos combinados tendrán dos semanas de preparación para la Copa de la Superliga.

Informe: Pablo Sierra

fotos: Ariel Cuellar