Con un doblete de Nacho Fernández, el equipo de Gallardo venció a Talleres, que se complicó de cara a la Copa Sudamericana.

La tarde noche del Mario Alberto Kempes tuvo como protagonistas al Club Atlético Talleres y a River Plate, dos equipos de interesante propuesta que apostaron a presionar y generar un juego de transiciones rápidas.

El equipo local arrancó fue errático, con sus Bersano y Díaz, lateral izquierdo y zaguero central, que parecían no hallarse en este nuevo esquema y cometían fallos que casi le cuestan goles a La T.

         

Además de eso, River demostró toda su jerarquía y dejó en claro de en cualquier momento sus individualidades pueden ser implacables. Así fue como a los 25 minutos, Pratto se vistió en Quintero y le puso un pase en profundidad perfecto a Nacho Fernández, que definió cruzado y comenzaba a ser el goleador de la noche.

Unos minutos después, el mismo flaco con la camiseta 26, jugó rápido un tiro libre y la colgó de un ángulo, tomando por sorpresa a todo Talleres y, sobre todo, al arquero Herrera.

El partido cambió apenas comenzado el segundo tiempo cuando De La Cruz, que todo el tiempo estuvo a contramano de la realidad del equipo, llegó tarde sobre el lateral derecho albiazul y fue expulsado. Esto provocó que “El Millo” se repliegue demasiado y se dedique a aguantar.

Clave en sostener el resultado fue la actuación de Franco Armani, que demuestra, una vez más, que River es su lugar en el mundo.

Con este resultado, el equipo de Gallardo asegura su participación en la Copa Libertadores 2020 y podrá, ya más tranquilo, afrontar el certamen actual, donde es el campeón defensor.

Informe: Hernan Arossa

Fotos: Ariel Cuellar