Informe Hernan Arossa

Fotos: Ariel Cuellar

En medio de la turbulenta situación que enfrentan los dirigentes y el plantel, La Gloria volvió a ser una lágrima y cayó por dos tantos contra cero en el Monumental de Alta Córdoba.

Instituto está atravesando una tormenta. Luego de conseguir dos triunfos al hilo (que casi fueron tres, porque Chacarita, en la última fecha, se lo empató faltando nada), uno imaginaba que el barco estaba encaminado y marchando bien. Pero pasaron cosas. Y el equipo volvió dos o tres casilleros para atrás.

Vamos a ser buenos con el DT y tendremos en cuenta de manera relativa la campaña 17/18, que agarró empezada y con un plantel que no era suyo. Pero este partido fue un perfecto resumen de lo que es el año futbolístico en curso. Al equipo no se le cayó una idea y perdió el duelo como le pasó en 5 de las diez fechas disputadas: con un rival de desnudó sus flaquezas defensivas y aprovechó la falta del solvencia en el área contraria, siendo derrotado con poco juego pero con total justicia.

La figura del partido fue Mendieta, que metió los dos goles con los cuales el Gallito de Morón se vuelve para la provincia de Buenos Aires con los tres puntos en el bolso.

Los ánimos estaban caldeados en el Juan Domingo Perón. El público, con la paciencia colmada, despidió al plantel, pero sobre todo al técnico, con reclamos e insultos.

Más allá de esto, Franco admitió que jugó mal pero que está “con fuerza” para seguir, como pasa casi siempre que el entrenador ya no tiene la fuerza para seguir.

Ahora le tocará viajar a Mendoza para jugarse la ropa ante Independiente Rivadavia el sábado a las 21 horas e intentar encaminar el rumbo.