Boca perdió 2 a 0 con River en su casa, el problema va más allá de lo futbolístico. 


Foto Ariel Cuellar

Si bien tiene jugadores de mucha categoría y está haciendo un torneo, en donde puede aspirar a las primeras posiciones, al superclásico no lo planteó con la actitud que se necesitaba. 

Desde el primer momento, Boca dejó jugar a un River que entró imparable. El juvenil Almendra no resistió a la presión del millonario y la defensa xeneixe no pudo dar seguridad desde el inicio. 


Foto Ariel Cuellar

Boca tiene buenos jugadores, pero ayer no estuvieron a la altura. Un Tevez que jugó más en contra de sus propias limitaciones, que contra los rivales. 

Pavón no fue el mismo de siempre, metió desbordes aislados, pero nunca desequilibró por su sector.

Darío Benedetto no era para este partido, después de recuperarse de su lesión no fue el mismo. No es un jugador que esté a la altura de partidos de alta presión. 

El esquema en general fue irregular para Boca, porque si un jugador como Pratto logra desbordarte, es porque nunca se encontró la solidez en el campo. 

En el primer gol, se notó la desconcentración de la defensa boquense. Mas (de pésimo partido) despejó mal y el «piti» Martínez hizo un gol muy parecido como el de el partido anterior en La Bombonera. Ganó lugar por el sector derecho de la defensa de Boca y metió un sablazo, inatajable para Rossi, pero que mostró otra vez una falencia grave de la defensa. 

En el segundo gol de River, pasa exactamente lo mismo. Borre tuvo libertad para jugar, la defensa de Boca se quedó inmovil y Scocco con un gol de otro partido define la sentencia. 


Foto Ariel Cuellar

Los cambios tampoco dieron sus frutos. Cardona entró más para pelear con los rivales que para generar algo en ataque. Mauro Zárate nunca encontró una buena pelota y mostró una dura discusión con Cardona, producto de la desconexión entre los jugadores, ya perdiendo el partido. Villa entró, pero no pudo hacer mucho. 

Foto Ariel Cuellar

Si bien es un superclásico perdido, se pone en tela de juicio el cargo del mellizo Schelotto como DT de Boca. Porque la gente y el periodismo entiende que lo perdió desde lo mental. Boca pierde los partidos por la presión que le genera River en contra. 

La formación de Boca fue:

Rossi; Jara, Izquierdoz, Magallán y Mas; Nandez, Barrios y Almendra, Tevez, Benedetto y Pavón

Cambios: Cardona por Jara; Zárate por Tévez y Villa por Benedetto.